Booking.com

Bilbao era, a principios del siglo XX, el gran icono económico del País Vasco y una de las ciudades más importantes del Estado. Su destacada expansión y significativo desarrollo cultural solo sería interrumpido por la Guerra Civil (1936-1939), pero la ciudad recuperaría pronto su capacidad de generar riqueza; convirtiéndose en una zona atractiva para inmigrantes en busca de empleo en su floreciente industria. Los paisajes urbanos e industriales cambiarían para afrontar una rápida expansión, creciendo más allá de los límites de la ciudad y llegando a los pueblos vecinos a ambos lados de la ría del Nervión, formando así el actual Gran Bilbao.

Sin embargo, tras el boom económico de Bilbao, la siderurgia cayó en una profunda crisis a finales del siglo XX que obligó a la ciudad a pensar en las bases de su desarrollo económico. En pocos años, la ciudad y su periferia se vieron obligadas a afrontar el reto de la reestructuración industrial y afrontar sus consecuencias negativas.

Tras años de incertidumbre económica, Bilbao vuelve a convertirse en una ciudad dinámica, llena de comodidades y centrada en la regeneración medioambiental y urbana. Con sus tierras liberadas de los antiguos asentamientos industriales, esta ciudad está experimentando una nueva transformación física, volviéndose cada vez más atractiva para los visitantes. El impresionante Museo Guggenheim y el Palacio Euskalduna, centro de conferencias y música, se han convertido en los iconos del nuevo Bilbao, una ciudad que poco a poco va recuperando espacio.

Qué hacer en Bilbao

Bilbao

Bilbao Arte

Bilbao Arte es una incubadora de artistas ubicada en la calle Urazurrutia, en el distrito Viejo Bilbao-Bilbao la Vieja. Junto a una mediateca y una importante sala de exposiciones, hay una decena de estudios disponibles para ser cedidos temporalmente a artistas, con varios talleres de fotografía, nuevas tecnologías, grabado y un estudio de cine.

Museo Guggenheim Bilbao

La importancia del Museo Guggenheim Bilbao va mucho más allá de una mera cuestión artística. Se puede decir con seguridad que la aparición del Museo en Bilbao ha marcado un punto de inflexión en la historia de esta ciudad. Esa génesis, creación y evolución se ha dado a conocer como efecto Guggenheim, que, sin duda, será objeto de estudio en sus aulas en un futuro próximo. Todo empezó a principios de los 90 en un Bilbao postindustrial inmerso en una crisis económica por lo que el cambio de rumbo era una cuestión de máxima urgencia.

Palacio de Olabarri

El Palacio de Olabarri de Bilbao está situado en la zona del Paseo del Campo Volantin. Fue construido en la década de 1890 y es una interesante mezcla de varios estilos arquitectónicos. A finales del siglo XIX, fue residencia del empresario bilbaino José María de Olabarri.

Puente de Vizcaya

El Puente de Vizcaya se construyó para conectar las dos orillas que se encuentran en la desembocadura del río Nervión. Es el puente transportador más antiguo del mundo y fue construido en 1893, diseñado por Alberto Palacio; uno de los discípulos de Gustave Eiffel y Elissague. El ingeniero Ferdinand Joseph Arnodin estuvo a cargo y el principal financista del proyecto fue Santos López de Letona.

Casco Viejo

Las Siete Calles o Casco Viejo en español, o Zazpikaleak o Alde Zaharra en vasco, son nombres diferentes para el barrio medieval de Bilbao, que forma parte del distrito de Ibaiondo. Solía ser la parte amurallada de la ciudad hasta finales del siglo XIX.