Booking.com

Burdeos siempre ha sido una ciudad dinámica y cosmopolita, que nunca deja de revelar nuevas y emocionantes facetas de su carácter. La inscripción de la ciudad de Burdeos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007 y su audaz modernismo la han convertido en un destino clave para todos los interesados ​​en la cultura, el estilo de vida… Y, por supuesto, el vino francés.

Burdeos

Visitando Burdeos, Francia

Centro de una legendaria región vitivinícola, esta vibrante y sofisticada ciudad es un destino gastronómico y cultural de primer nivel. Sinónimo de buenos vinos, Burdeos es una de las ciudades más elegantes de Francia. Este sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO es ultra resplandeciente después de su reciente remodelación.

La ubicación de Burdeos en el río Garona lo ha convertido en un puerto importante durante siglos. Burdeos es la base ideal para explorar los castillos vinícolas de Médoc, St Emilion y Burdeos, bordeados por el bosque de pinos más grande de Europa; a solo 45 minutos de la bahía de Arcachon (famosa por sus deliciosos mariscos y ostras) y de magníficas playas. El País Vasco y España están a solo 2 horas de distancia y en 3 horas puedes estar en las pistas de esquí de los Pirineos.

Los visitantes aprecian tanto la arquitectura monumental de piedra, como los atractivos rincones y recovecos de esta ciudad, con su fascinante patrimonio histórico y cultural en cada esquina. El pasado está intrigantemente presente en todas partes de la ciudad. Así la «bella durmiente» revela sus tesoros a quienes se esfuerzan por mirar con atención y tomarse su tiempo.

Qué hacer en Burdeos

Burdeos

Espejo de agua

Ubicada frente a la Place de la Bourse, entre Quai de la Douane y Quai Louis XVIII, esta espectacular piscina, diseñada por el paisajista Michel Corajoud, alterna un efecto espejo y nebulización artificial de una manera extraordinaria. Los cambios rítmicos en 2 cm de agua sobre una gigantesca losa de granito hacen que este lugar sea verdaderamente mágico. ¡A los niños les encanta jugar aquí y es un lugar de encuentro tanto para los amantes como para las personas que disfrutan metiendo los pies en el agua fresca en verano!

País del vino de Burdeos

Los viñedos de Burdeos son tan extensos (112.000 hectáreas) que no hay uno, ¡sino 6 rutas del vino! El Médoc, con sus famosos castillos, se encuentra al noreste de la ciudad, mientras que las regiones de Graves (el lugar de nacimiento del vino de Burdeos) y Sauternes están al sureste. La hermosa ciudad medieval de Saint-Emilion está situada al norte y al este de Burdeos y, más al oeste, las ciudades de Blaye y Bourg, unidas por una cornisa, se asoman a la ría.

Teatro de la Ópera

El centro de la ciudad de Burdeos cuenta con un monumento maravillosamente elegante. El Grand Théâtre ha encantado a los visitantes y ha sido el orgullo y la alegría de Burdeos durante más de dos siglos.

Junto con las óperas de Versalles y Turín, el Grand-Théâtre tiene una de las salas de conciertos del siglo XVIII más hermosas del mundo. El emblema de Burdeos, De todos los edificios públicos de Burdeos, el Grand-Théâtre es sin duda el más conocido y apreciado.

Burdeos

TE PUEDE INTERESAR: LAS MEJORES COSAS PARA HACER EN FRANCIA

CAPC, Museo de arte contemporáneo

Burdeos ofrece una de las colecciones más ricas de la Francia contemporánea. Creado hace 40 años en un antiguo almacén colonial (Entrepôts Lainé), el CAPC se centra en las formas de arte emergentes. Con una exposición permanente de unas 1.300 obras de 190 artistas (Robert Combas, Annette Messager, Mario Merz, Richard Long, etc.), el CAPC ofrece una mirada en profundidad a medio siglo de cultura y presenta nuevas formas de arte contemporáneo.

El barrio de “Saint Pierre”

Los turistas que vienen a Burdeos generalmente se maravillan con los hermosos edificios que bordean los muelles antes de ver cualquier otra cosa. Sin embargo, muchos de ellos ignoran que el corazón histórico de Burdeos se encuentra detrás de la Place de la Bourse del siglo XVIII.

Saint-Pierre, lugar de nacimiento de Burdeos. Después de que la ciudad romana de Burdigala dejó de existir, los habitantes se alejaron del río y el nuevo centro de la ciudad se convirtió en lo que ahora es el distrito de Saint-Pierre.