Oradea es una ciudad que disfruta plenamente de cada temporada y bombea energía viva en un paisaje arquitectónico sorprendente, convirtiéndose en uno de los destinos más conocidos de la región para el turismo lento y sin estrés.

Conociendo Oradea, en Rumanía

Situada en la frontera occidental de Rumanía, a solo 490 km de Viena, Oradea respiró la influencia de Occidente en cada momento de su larga historia. La prueba más espectacular son las fachadas de los edificios de la zona central, fachadas construidas sobre conceptos Art Nouveau, con influencias de la secesión austriaca. El patrimonio arquitectónico de Oradea es tan singular que la ciudad es miembro de un club exclusivo, la Red Art Nouveau, certificado como Ruta Cultural por el Consejo de Europa.

La secesión, el barroco y la ecléctica confieren personalidad y añaden color a la mezcla arquitectónica de Oradea. Sobre todo esto se encuentra, desde hace siglos, el símbolo: La Fortaleza de Oradea, como una marca indiscutible de su posición de liderazgo en la jerarquía de las ciudades europeas medievales.

La Fortaleza de Oradea es, sin duda, uno de los monumentos arquitectónicos de finales de la Edad Media más importantes que se encuentran en Transilvania. Este es el lugar donde mejor se puede sentir y ver la historia de la ciudad. La fortaleza está abierta al público desde 2015 después de un largo proceso de restauración.

Qué hacer en Oradea

Oradea

Plaza Unirii

Siete estilos arquitectónicos en una sola mirada: Barroco, clasicista, historicista, secesionista, romatismo y neorromano. Es el lugar donde la historia y el patrimonio arquitectónico se entremezclan con una proyección de vanguardia, con representaciones de arte contemporáneo; donde los visitantes pueden disfrutar de los días soleados en alguno de sus bares, restaurantes o terrazas. La Plaza Unirii se ha convertido en el epicentro de la agenda de eventos de la ciudad durante todo el año.

La Iglesia de la Luna

El nombre «Iglesia de la Luna» proviene del mecanismo instalado en la torre de la iglesia en 1793. El reloj y la luna son la obra maestra de un mecánico creativo de Oradea, Georg Rueppe.

Se supone que el mecanismo que hace girar la luna completa una vuelta completa sobre su eje en 28 días, indicando las fases lunares, de acuerdo con el ciclo diario marcado por el mecanismo del reloj. En el cementerio se puede visitar un museo representativo con hermosos objetos de culto ortodoxo.


TE PUEDE INTERESAR: LOS MEJORES DESTINOS MEDIEVALES DE EUROPA

Calle Republicii

Lugares ideales para paseo marítimo. Cafés, restaurantes, arquitectura. Muchas atracciones para todas las edades.

600 metros de alegría y fabulosos edificios esperan ser descubiertos y admirados. La calle Republicii está animada todo el año, pero durante la temporada cálida se llena hasta altas horas de la noche con lugareños y turistas. En las noches de verano, los cafés y los restaurantes son los favoritos de los clientes que disfrutan de las especialidades locales e internacionales.

 

Oradea

Palacio del Águila Negra

El montaje de edificios es uno de los logros de la arquitectura de la secesión monumental en Oradea y Transilvania. Su construcción comienza en 1907 bajo la supervisión de Sztarill Ferenc, ingeniero de construcción y finaliza en diciembre de 1908. Destacado por su elegancia, el conjunto arquitectónico está personalizado por dos grandes vidrieras que representan un águila volando.

Concebido como símbolo de la sofisticada vida de la ciudad moderna, el amplio palacio solía albergar: Un hotel, dos salas de cine, salones de baile, un casino, cafés, tiendas y un banco. Recién restaurado, el palacio es el símbolo arquitectónico de la ciudad y es único en Europa. El pasaje en forma de Y tiene tres entradas y el interior, cubierto por vidrio, se inspiró en la Galleria Vittorio Emanuele de Milán.