Booking.com

Róterdam es una ciudad global joven y dinámica, que se renueva continuamente a un ritmo rápido. Rascacielos relucientes, un puerto impresionante, restaurantes y mercados de comida de moda, museos de renombre y festivales impresionantes son el resultado directo de la mentalidad de los habitantes de Róterdam. Si a eso le sumamos las numerosas atracciones y recorridos por la ciudad (en bicicleta, autobús, barco o a pie), tenemos como resultado una ciudad que debes conocer en algún momento de tu vida.

Róterdam

Róterdam es energía y emoción

Llena de energía e innovación, Róterdam se reinventó después del bombardeo de la Segunda Guerra Mundial. Rompió con el pasado y eligió la arquitectura moderna. El lema: Luz, aire y espacio, fue pionero en esa época. Róterdam todavía abraza la experimentación: Casi todo es posible. Aquí, las nuevas iniciativas te sorprenden constantemente: Desde una granja urbana en la azotea, hasta un festival de música en el puerto, desde un exclusivo bar en la azotea hasta una cervecería en un antiguo almacén.

Si te encanta la arquitectura, entonces una visita a Róterdam, con su mosaico de estilos arquitectónicos, es imprescindible. Iconos de la época de Nieuwe Bouwen se encuentran junto a la típica arquitectura de reconstrucción de los años sesenta, setenta y ochenta. Chocan alegremente con los hitos hipermodernos que se han construido en las últimas décadas: El Erasmusbrug, la estación central de Róterdam, el Timmerhuis y, por supuesto, el Markthal.

En el primer mercado interior de los Países Bajos, encontrarás cerca de 100 puestos de productos frescos, alrededor de 15 tiendas de alimentos y diversos restaurantes, incluido Jamie’s Italian (de Jamie Oliver). Si miras hacia arriba, verás la obra de arte más grande de los Países Bajos, la pintura mural del Cuerno de la Abundancia.

Róterdam también tiene una rica escena cultural, centrada principalmente en el eje cultural entre Museumpark y Witte de Withstraat. Esta área incluye museos aclamados como Museum Boijmans Van Beuningen, Kunsthal Rotterdam y The New Institute, donde se presentan grandes y pequeñas exposiciones (internacionales) de arte, diseño y fotografía antiguos y nuevos. Otros museos de renombre incluyen el Nederlands Fotomuseum en Kop van Zuid y el Museo Marítimo que da vida al mundo marino del pasado, presente y futuro.

Qué hacer en Róterdam

Róterdam

Las casas cubo

Las casas cubo de Piet Blom son uno de los lugares más famosos de Róterdam y, para los interesados en la arquitectura, ¡una visita obligada! El Kijk-Kubus (Show-Cube) es una casa museo amueblada, especialmente diseñada y construida para que el visitante experimente cómo es la vida en una casa cubo.

SS Rotterdam

El SS Rotterdam es el barco de pasajeros más grande de los Países Bajos. Puedes visitarlo solo para disfrutar de una deliciosa comida en el restaurante o pasar una noche, dar un paseo por la terraza y sorprenderte con todas las hermosas obras de arte en las diferentes habitaciones.

Museo Boijmans van Beuningen

El Museo Boijmans Van Beuningen es uno de los museos más antiguos de los Países Bajos. Durante todo el año, el museo alberga una amplia gama de exposiciones temporales sobre una variedad de temas. Además de eso, la colección de pinturas, esculturas, dibujos, grabados y objetos es impresionante.

Cuenta con muchas obras importantes holandesas y europeas, que abarcan el período desde la temprana Edad Media hasta el siglo XXI, desde Jeroen Bosch hasta Rembrandt y desde Van Gogh hasta Salvador Dalí y Dutch Design.

TE PUEDE INTERESAR: DESTINOS PARA VISITAR EN TUS TREINTAS

Fábrica de alimentos Fenix

Este centro de alimentos a pequeña escala se encuentra en Fenixloods, un antiguo almacén, en la península de Katendrecht. Aquí podrás disfrutar de alimentos y productos artesanales de, entre otros, la fábrica de cerveza Kaapse Brouwers, el queso Booij Kaasmakers, las carnicerías Firma Bijten, la panadería Jordy’s Bakery y las frutas y verduras Rechtstreex.

El Kaapse Kitchen sirve platos asequibles de diferentes chefs de Róterdam que varían semanalmente. La terraza en el muelle adyacente ofrece una gran vista del Skylin de Róterdam.