Viajar de Viena a Praga es un recorrido muy habitual que realizan los turistas que se encuentran visitando el centro de Europa. ¿La razón? Estas son las ciudades más destacadas y con mayor atracción turística dentro de Austria y República Checa, respectivamente.

Ambas capitales son separadas por unos 300 kilómetros de distancia y si en tu itinerario dispones de 4 o más días, te recomendamos visitarlas. Ambas son preciosísimas y muy distintas entre sí; mientras que Viena es una  gran ciudad imperial, Praga es pequeña y con mucho encanto. Sigue leyendo y te contamos qué opciones de transporte tienes disponibles para viajar de Viena a Praga.

Cómo viajar  de Viena a Praga

viajar de Viena a Praga

1. Autobús, el transporte más barato para viajar de Viena a Praga

Si bien la creencia popular se basa en pensar que el tren es la mejor opción para moverse dentro de Europa, los autobuses están ganando cada vez más protagonismo. Lo que es más, son la opción más económica para viajar de Viena a Praga.

El trayecto en autobús dura unas 4 horas, aunque esto dependerá de la salida que elijas. Cada 2 horas, aproximadamente, salen autobuses; desde las 3:20h de la madrugada hasta las 23:30h. El precio del billete está en 14,90€ y este se reserva online. ¿Qué te recomendamos? Que reserves con algunas semanas de anticipación. Así, muy posiblemente encontrarás precios más económicos. Y como recomendación adicional, los autobuses de Flixbus son modernos, cómodos y cuentan con WiFi incluido.

Los autobuses directos parten desde la estación Viena Erdberg. Para llegar, puedes hacerlo directo desde el centro, tomando la línea U3 del metro, bajando en la parada Erdberg luego de unos 15 minutos. Una vez en Praga, puedes elegir bajar en dos paradas distintas, según cual sea la ubicación de tu hotel: ÚAN Florenc o en Praga hl. n. Ambas se encuentran cerca del centro histórico de Praga.

viajar de Viena a Praga

TE PUEDE INTERESAR: CÓMO DISFRUTAR AL MÁXIMO TU VIAJE A PRAGA

2. Viajar de Viena a Praga en tren, una buena alternativa

Otra opción bastante común para viajar de Viena a Praga, es tomar un tren. Este viaje tiene una duración aproximada de 4 horas, lo mismo que en autobús. Aunque debemos aclarar que los billetes son más caros. Dicho esto, el primer tren directo sale a las 6:39h y el último a las 19:10h. Cada dos horas, sale un tren.

En cuanto a precios, habitualmente la tarifa está en 68€, aunque algunas veces se ofrecen precios promocionales, incluso si reservas con poca anticipación. Si estás de suerte, puedes llegar a conseguir un billete de tren para viajar de Viena a Praga por 15€. Eso sí, es imprescindible que hagas tu reserva online. Si compras el billete en taquilla, te saldrá más costoso. Y sé cuidadoso, ya que debes elegir un tren directo (en el buscador también verás opciones con transbordos).

Cuando estés haciendo tu reserva, vas a notar que hay dos tipos de trenes: Los Regiojet son más económicos, mientras que los ÖBB Railjet son más caros. Los trenes parten de la estación central de Viena, a donde puedes llegar tomando la línea U1 de metro desde el centro de la ciudad. Una vez en Praga, debes bajar en Praha hl.n. (la estación central).

TE PUEDE INTERESAR: 10 MEJORES COSAS PARA HACER EN VIENA, AUSTRIA

3. Cómo viajar de Viena a Praga en coche

Si estás buscando viajar con más libertad y sin necesidad de horarios, viajar en coche puede ser una alternativa para ti. Sin embargo, no olvides que hay trenes y buses saliendo prácticamente cada hora. Por tanto, alquilar un coche solo para viajar de Viena a Praga podría ser un gasto innecesario.

Ahora, si tu caso es que te encuentras realizando una ruta más amplia por el centro de Europa, el trayecto por carretera dura unas 3 horas 45 minutos. Y no pases por alto el hecho de que para circular por Australia, debes pagar una viñeta que cuesta 9,20€ para 10 días. Fuera de eso, no encontrarás peajes en el camino. Y si vas a alquilar un automóvil, infórmale a la compañía que vas a cruzar la frontera, ya que posiblemente esto conlleve a cargos adicionales.

TE PUEDE INTERESAR: CONOCE LA SINAGOGA ESPAÑOLA, UN ATRIBUTO ARQUITECTÓNICO DE PRAGA

4. Avión, una opción poco común

La última de las opciones para viajar de Viena a Praga en avión, y el hecho de que se encuentre de última en nuestra lista es porque es un poco innecesario. Sin embargo, te contamos cómo hacerlo.

Cada día, salen cinco vuelos directos a bordo de Austrian Airlines. El vuelo tiene una duración de unos 50 minutos, así que es una forma muy rápida de llegar a Praga. Sin embargo, a esto debemos sumarle el tiempo que tardas trasladándote al aeropuerto, un par de horas esperando para abordar y el viaje del aeropuerto de Praga al centro, cuando aterrices. En total, tardarás unas 4 horas, lo mismo que si vas en tren o autobús.

TE PUEDE INTERESAR: WIEDEN, UN PINTORESCO BARRIO DE VIENA

Entonces, ¿cuál es la mejor opción para llegar a Praga desde Viena?

Si aún tienes dudas, nuestra apuesta segura para viajar de Viena a Praga es en autobús. Esta es una opción económica y con muchas frecuencias. Hacer este recorrido en tren también es una muy buena idea, pues el viaje es un poco más cómodo y resulta una gran alternativa para aquellas personas que sufren mareos cuando viajan en autobús.

Alquilar un coche para realizar tu viaje entre estas dos ciudades, según nosotros, no vale la pena. Sin embargo, si estás realizando un recorrido de Europa por carretera, conducir a Praga desde Viena no supone complicación alguna. Pero eso sí, acuérdate de conseguir la viñeta para poder circular por Austria.

Y por último, descartamos el viaje por avión, debido a su precio elevado y que el hecho de que el vuelo sea rápido, es engañoso; ya que a eso debes añadirle otros tiempos de espera y traslados. Este vuelo solo es conveniente si aterrizas en el aeropuerto de Viena y estás buscando ir directo a Praga, sin tener que pasar por el centro de la capital austriaca.