Booking.com

A pesar de que Alemania es uno de los países más grandes de Europa tanto por área como por población y es el hogar de una diversidad tan increíble, muchos viajeros solo logran visitar una o dos ciudades. Para darte una visión más amplia del verdadero esplendor alemán, hemos reunido una lista de las 10 ciudades más bonitas de Alemania que deberías considerar agregar a tu itinerario para alentarte a ver más de lo que este país tiene para ofrecer.

Las ciudades más bonitas de Alemania

Las 10 ciudades más bonitas de Alemania son una muestra de su encanto.

Berlín

Berlín no es solo la capital y la ciudad más grande de Alemania, también es el centro cultural de la nación. Una de las ciudades más fascinantes de Europa, Berlín es vibrante y vanguardista, y es el corazón de la moda, el arte y la cultura de Alemania.

No es sorprendente que Berlín sea el destino turístico más popular del país, con muchos visitantes interesados en conocer su turbulenta historia política y experimentar la energía de su vida nocturna de renombre mundial.

Munich

La bella ciudad de Munich es la rica capital de Baviera y la puerta de entrada a los Alpes. Se dice que es una de las ciudades más bellas y encantadoras de toda Alemania y está repleta de museos y bella arquitectura. Es más famoso por ser el centro de las festividades del Oktoberfest, que atrae a más de 6 millones de visitantes cada año.

En Munich no encontrarás la complejidad de Berlín o un solo gran monumento como en Colonia. Pero tampoco tardará mucho en conquistarte. El centro de la ciudad es compacto, perfecto para explorar las mejores atracciones a pie. A las afueras de la ciudad también encontrarás lagos alpinos y ciudades medievales perfectamente conservadas.

Frankfurt

Frankfurt es la ciudad más internacional de Alemania y un importante centro europeo gracias a su enorme aeropuerto internacional. También es el centro económico de Alemania (y de Europa), lo que se refleja en sus imponentes rascacielos; una característica que no encontrarás en ningún otro lugar del país.

Colonia

Habiendo sido fundada por los romanos, Colonia es una de las ciudades más antiguas de Alemania y su hermosa arquitectura de varios períodos de tiempo refleja su larga historia. Pasea por antiguas torres romanas, iglesias góticas y luego pasa el contraste de la arquitectura moderna. No te pierdas una visita a la Catedral de Colonia, que tardó 600 años en completarse.

Hamburgo

Escondido en el norte de Alemania, Hamburgo, la segunda ciudad más grande del país, tiene personalidad propia y merece la pena detenerse en un viaje por Alemania; se encuentra en el norte del país, a solo unas horas de Berlín. Es una ciudad portuaria y cuenta con uno de los puertos más grandes de Europa.

Pasear por sus numerosos puentes y canales hace que sea fácil de entender por qué ha sido apodada la ‘Venecia del Norte‘.

Hamburgo es una ciudad que une su industrial y también sus encantadoras vistas al mar y hermosos parques. También encontrarás teatros, museos y galerías de arte que seguramente impresionarán incluso a los amantes del arte más exigentes.

Leipzig

Leipzig está desarrollando rápidamente la reputación de ser la prometedora capital del arte de Alemania y, aparte de Berlín, es la ciudad más dinámica del este de Alemania. Esta ciudad fue una vez uno de los centros artísticos y culturales de Europa y hoy, los alquileres baratos y una vibrante vida nocturna la convierten en la favorita de los jóvenes. El impresionante centro de la ciudad cuenta con una impresionante arquitectura renacentista y barroca.

Dresde

Enclavada a orillas del río Elba, la belleza barroca de Dresde es incuestionable. Casi completamente destruido por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, ha sido reconstruida espléndidamente para reflejar su magnificencia original. Como la capital de Sajonia, Dresde fue el hogar de los reyes y electores de este estado del este de Alemania. Hoy es una ciudad muy verde llena de parques y jardines.

Nuremberg

Nuremberg está asociado con pan de jengibre, Navidad y, quizás lo más infame, los juicios de Nuremberg que ocurrieron después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, es su hermosa arquitectura por la que debería ser más conocido. Las fortificaciones medievales aún permanecen en su impresionante casco antiguo, así como espléndidas iglesias góticas y una colorida plaza del mercado.

Düsseldorf

A menudo se dice que es la respuesta de Alemania a Milán, Düsseldorf es la capital de la moda de la nación. Si bien puede parecer elegante, moderno y un poco cerrado para los extraños, cuando miras por debajo de la superficie, descubrirás su gran escena artística y una animada vida nocturna.

El casco antiguo es incluso apodado “el bar más largo del mundo” porque el distrito histórico y central tiene más de 300 bares y discotecas concentrados en un área pequeña.

Bremen

Bremen tiene la reputación de ser una de las ciudades más hospitalarias de Alemania. Ubicada en el norte de Alemania, Bremen es una ciudad que tiene más de 1.200 años y está llena de historia. El casco antiguo en sí es como el telón de fondo de un cuento de hadas y es uno de los 38 sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO de Alemania. Durante el período previo a la Navidad, la ciudad se vuelve aún más mágica.