Booking.com

Una de las excusas más comunes para no viajar es no tener suficiente dinero. Pero los viajeros creativos pueden encontrar las formas de viajar más baratas.

Si deseas cumplir con tu presupuesto y satisfacer tu pasión por los viajes, intenta repensar itinerario. El hecho de que un tipo de viaje sea menos costoso de lo que estás acostumbrado, no significa que vayas a obtener una experiencia poco memorable; solo obtendrás una experiencia diferente. Da un paso adelante probando nuevas formas de viajar más baratas, como reservar un paquete de vacaciones o hacer una excursiones de un día. Ahorrarás dinero eligiendo unas vacaciones menos costosas, y la mejor parte es que incluso puedes descubrir una nueva forma favorita de viajar.

Viaja en la temporada baja

Mientras que las ofertas de temporada de temporada alta ofrecen precios gigantes a destinos justo cuando el clima se vuelve más favorable, algunos valientes prefieren soportar un clima menos amigable para disfrutar de precios más bajo. En muchos destinos (como Irlanda y Grecia), algunas atracciones como restaurantes e incluso hoteles se cierran durante la baja temporada turística, pero eso no significa que no pueda planificar unas buenas vacaciones en esa época del año. Todo el mundo ama ir a la playa en verano pero quién dijo que no se puede ir en otoño.

Planea con anticipación cómo aprovechar al máximo tu escapada en temporada baja. Compra una buena guía y consulta con anticipación el sitio web de cada lugar que deseas visitar para asegurarte de que estará abierto para la fecha.

Lleva ropa apropiada especialmente si va a lidiar con temperaturas frías. ¡Y concéntrate en lo positivo! París puede estar frío en noviembre, pero no tendrás que lidiar con una larga fila para visitar la Torre Eiffel.

Haz viajes de un día

Una excursión de un día es posiblemente la forma menos costosa de viajar a destinos relativamente locales. Elije un lugar que esté lejos, pero no muy lejos, como un parque nacional, un lugar de interés famoso, una ciudad interesante o un sitio histórico.

Echa un vistazo al sitio web de turismo de su región o busca los nombres de las ciudades locales para ver qué hay cerca; puedes sorprenderte por la cantidad de atracciones que están a tan solo varios kilómetros de distancia. Para evitar pagar alojamiento, sal temprano por la mañana y planea llegar a casa tarde; de esta manera, tendrá tiempo para ver todo lo que deseas.

Organiza un intercambio de casa

Si has visto The Holiday con Kate Winslet y Cameron Diaz sabes de lo que hablo. Si eres propietario de una vivienda, cambia tu propiedad con otra persona; es una excelente manera de encontrar un alojamiento cómodo, acogedor y prácticamente gratuito para tu viaje.

Los participantes en el intercambio de casas generalmente se quedan en las residencias de los otros al mismo tiempo, o incluso pueden quedarse como huéspedes ¿Nervioso porque un extraño duerme en tu hogar? Tranquilo, recuerda que dado que este arreglo es un intercambio mutuo, es probable que tu socio tenga mucho cuidado en tratar tu casa como lo harías con la suya. Además, puedes verificar referencias, hablar por teléfono o incluso hacer arreglos para conocer a tu compañero de intercambio en persona, esto reduce en gran medida el riesgo de abandonar tu propiedad a manos de un desconocido.

Los intercambios de casas generalmente se organizan a través de redes en línea.

Reserva un paquete de vacaciones… con muchos amigos

Los paquetes vocacionales pueden no ser la mejor opción para un viajero solitario. Pero si viajas con tu familia o amigos podrías ahorrar mucho dinero porque los gastos serían compartidos. Alojarse en un hotel que ofrece estos paquetes es menos costoso por cada persona que se une al grupo.

Además, comprar grandes cantidades de alimentos y cocinar en lugar de comer en restaurantes puede ayudar.a ahorrar aún más. El inconveniente es que quizás tengas que compartir una habitación con alguien más o dormir durante todas las vacaciones en un sofá.

Vacaciones con todo incluido

La mayoría de los viajeros lo aman… o lo odian pero sin duda es una de las formas de viajar más baratas. Los viajes con todo incluido significa que tu y tus acompañantes saldrán desde casa con todo lo que necesitan. Un auto para trasladarse, alimentos para comer (preferiblemente no perecederos), colchas, carpas donde pasar la noche. Una opción válida es rentar una caravana e incluir todo lo necesario dentro de esta.

Esta opción es más engorrosa y es recomendable para aquellos con espíritu aventurero animados a hacer un viaje por carretera. Por ello es una de las opciones más emocionantes.

Toma un crucero

Reservar un crucero produce ahorros al permitirte pagar tu comida, alojamiento y entretenimiento junto a un precio bajo. No es raro ver cruceros de siete noches por menos de 150 euros por persona, especialmente si estás dispuesto a quedarte en un camarote. Si vives cerca de una costa, puedes evitar pagar el pasaje aéreo navegando directamente desde la ciudad portuaria más cercana.