Booking.com

Las mejores cosas que hacer en Jermuk, Armenia, son estupendas. Jermuk es una ciudad balneario en Armenia caracterizada por un clima suave y aire limpio, donde puede encontrar lugares pintorescos, montañas, aguas minerales curativas, sanatorios y más. Si eres un buscador de aventuras o simplemente quieres explorar otra ciudad en Armenia, Jermuk es una gran parada para todo tipo de persona.

Las mejores cosas que hacer en Jermuk

Echa un vistazo a las mejores cosas que hacer en Jermuk…

Visita el Monasterio de Gndevank

El Monasterio Gndevank es un lugar ideal para disfrutar del estar rodeado de la armonía de la naturaleza. El monasterio es uno de los monumentos más encantadores del país y es el mejor ejemplo de la arquitectura armenia medieval. Construida en el siglo X, la zona cuenta con tumbas y khachkars de los siglos X-XVI.

Las mejores cosas que hacer en Jermuk

Cascada Jarmuk

A pesar de que Armenia puede no ser el hogar de las cascadas más magníficas de todo el mundo, todavía tiene su parte de bellezas. La cascada Jermuk es la segunda cascada más grande del país, situada a 2.000 metros (6.562 pies) sobre el nivel del mar y la altura de las cataratas es de 70 metros (230 pies).

Hay una leyenda sobre la cascada que a los lugareños les gusta contar a sus visitantes extranjeros acerca de cómo la cascada llegó a ser conocida como la cascada ‘Mermaid’s Hair’ o Cabello de Sirena.

Según la historia, una vez hubo una princesa muy hermosa con la que muchos príncipes querían casarse, pero se enamoró de un hijo de pastor. Se reunían en secreto todo el tiempo: ella tiraba una cuerda en la cascada para que él pudiera trepar hacia ella. Cuando el rey se enteró de la historia de amor de su hija, le prohibió ver a su amada y, si lo hacía, ella se convertiría en una sirena para siempre. Como era de esperar, los enamorados no pudieron resistir a pesar de la amenaza. Esta vez, en lugar de la cuerda, tiró su cabello hacia abajo para su amante, y la maldición se hizo realidad de inmediato, convirtiendo su cabello en esta hermosa cascada.

Recorre el teleférico para apreciar las vistas más impresionantes de Jermuk

Si visitas Armenia en los meses de invierno y deseas dirigirte a sus estaciones de esquí, entonces Jermuk es un buen lugar para ir. Sus pistas de esquí profesionales son el destino favorito de muchos lugareños y extranjeros a quienes les gusta pasar un buen rato explorando destinos de esquí menos conocidos. Sin embargo, aún puede disfrutar de la zona incluso en los meses de primavera o verano.

Hay un teleférico de 1.000 metros de largo (3,280 pies) que llega a 2.480 metros (8,136 pies) en su punto más alto. Puedes disfrutar de una bebida fría o caliente en varios cafés de la zona con impresionantes vistas a su alrededor.

Galeria de agua Jermuk

Como la ciudad es conocida por sus aguas curativas, la “Galería de agua” de Jermuk consta de varias tuberías que salen de las paredes, desde donde el agua mineral natural fluye directamente hacia los recipientes de piedra. Cada tubo muestra la temperatura del agua, por lo que sabe qué esperar antes de intentarlo. Cada agua también es diferente de las otras, y se cree que tienen varias propiedades que curan diferentes problemas de salud.

Relájate en algunos de los famosos sanatorios de Jermuk

Jermuk siempre ha sido el hogar de varios sanatorios que tratan diferentes problemas de salud al realizar tratamientos de agua mineral. Tratamiento complejo significa un uso externo e interno de esas aguas termales, pasar tiempo en este clima suave, comer alimentos saludables, realizar procedimientos fisioterapéuticos y realizar ejercicios terapéuticos. Incluso si no tienes ningún problema de salud, es un buen lugar para relajarte y descansar por un día o dos. Visita Jermuk Armenia, Olympia , Jermuk Ashxark y Jermuk Number One, y decida cuál es la que mejor se adapta a sus necesidades y preferencias.

Admira las obras de artistas locales

Los amantes del arte disfrutarán paseando por la Galería de Arte Jermuk para admirar las pinturas de los pintores locales en su sala de exposiciones permanentes, que exhibe alrededor de un centenar de pinturas y esculturas del período de 1920-1990.