Los lugares imprescindibles de Verona gritan que está llena de historia, encanto y belleza. Su rica arquitectura se desarrolló a lo largo de dos milenios, con adaptaciones urbanísticas y edificios posteriores que la hacen aún más interesante.

Quienes visitan Verona, quedan enamorados. Tiene muchas similitudes con Florencia, en la Toscana, pero es mucho más tranquila.

Los lugares imprescindibles de Verona

Si te dispones a visitarla, te gustará saber que no hace falta coche para visitar las principales atracciones del centro histórico. Se recomienda caminar y descubrir todo lo mejor que esta ciudad tiene para ofrecer, incluso porque muchos lugares son sólo peatonales, pero es posible tomar un autobús o un taxi en ciertos puntos de Verona.

Sin más, veamos entonces cuáles sos lugares imprescindibles de Verona.

Arena de Verona

Este anfiteatro es más antiguo que el Coliseo de Roma. Se terminó de construir en el año 30 y es el tercer anfiteatro más grande del mundo. Fue escenario de luchas de gladiadores y en su momento albergó a casi toda la población de la ciudad. Hoy en día, debido a su excelente acústica, es escenario de conciertos musicales.

Plaza Brá

La Piazza Brá es la entrada a la ciudad y alberga la Arena de Verona y la Porta Brá, un arco con un reloj que formaba parte de las murallas de la ciudad. De hecho, la plaza sólo nació gracias a la Arena. En el siglo XVII se construyeron palacios, se arboló la plaza y hoy está llena de restaurantes.

Puente Scaligero y el Castelvecchio

Este puente medieval es muy bonito y tiene una vista increíble del río Adigio. Conecta el Castelvecchio, que alberga una hermosa galería de arte, con el Arsenal.

Piazza delle Erbe

La Piazza delle Erbe es la plaza más hermosa de Verona. Debe su nombre al antiguo mercado de hierbas de la ciudad. Hoy, en el centro de la plaza, hay un mercado lleno de recuerdos, ropa y comida.  A su alrededor hay decenas de coloridos edificios que albergan tiendas y restaurantes. Los edificios son preciosos.

Plaza de los Señores

En la Piazza dei Signori se encuentran importantes palacios construidos en los siglos XIV y XV. En el centro está la estatua de Dante y enfrente las tumbas medievales de los Scaligeri, que gobernaron la ciudad entre 1260 y 1387.

Castillo de San Pedro

En caso de que no puedas acceder a su interior, aun puedes subir las escaleras o puedes coger el funicular, por las preciosas vistas desde arriba. ¡Realmente merece la pena!

Casa di Giulietta

Nadie sabe si Romeo Montecchio y Giulietta Capuleto existieron realmente, pero hubo una disputa entre familias adineradas de Verona. En aquella época, los matrimonios se concertaban en nombre del poder y la trágica historia de amor pudo haber sucedido. La Casa di Giulietta data del siglo XIII, perteneció originalmente a la familia Capello, el famoso balcón se construyó en el patio interior y la entrada cuesta seis euros.

Torre dei Lamberti

La Torre dei Lamberti es visible desde la Piazza dele Erbe y el Castillo de San Pietro. Dicen que la vista desde arriba merece la pena, y no lo dudamos, honestamente.

Leer más |Razones para visitar Verona (en lugar de Roma)|

El complejo catedralicio

La construcción de la Catedral comenzó en 1139. Tiene una imponente fachada y en su interior destaca la Asunción (1535-1540) de Tiziano. En el exterior, también se encuentran las ruinas de iglesias más antiguas.

Calle Mazzini

Aquí es donde se encuentran la mayoría de las tiendas de diseño y está situada en el camino entre la Piazza Bra y la Piazza des Erbes.

Un buen consejo es visitar Sirmione, en el lago de Garda.  Hay excursiones que salen de Verona. Está a 40 kilómetros.