Booking.com

Viajar siempre es una gran idea. La próxima vez que lo consideres ya sea por un capricho de fin de semana o unas vacaciones, toma en cuenta los lugares más relajantes de España. Sitios como estos, con tanto encanto, te invitarán a desconectarte del ajetreo y de buscar en ti esas frases de viajeros tan inspiradoras que te llevan a conectar con la belleza a tu alrededor.

Los lugares más relajantes de España

Todos sabemos que Madrid y Barcelona son los destinos más populares en España, pero hay mucho más que ver que estos dos gigantes españoles. Estrechas calles empedradas, magnífica arquitectura, sabrosos platos tradicionales y gente alegre, todo eso conforman los lugares más relajantes de España.

Besalú, Cataluña

Besalú es una típica ciudad medieval española que se mantuvo intacta a lo largo de los años. Esta ciudad fortificada de la provincia de Girona está llena de calles estrechas y empedradas, por lo que es aconsejable llevar calzado adecuado. La calle desde el puente te llevará a la plaza mayor Plaça Major, que solía ser el centro de Besalú hace unos siglos.

El monumento más importante en Besalú es su puente medieval que parece haber salido de algún tipo de cuento de hadas sobre valientes caballeros y encima de eso, se ilumina por la noche. Además, no te pierdas visitar el Museo de Miniaturas y Microminiaturas, que tiene una exposición de escenas del siglo XIX. Algunas de las miniaturas son tan detalladas que necesitas un microscopio para verlas.

Comillas, Cantabria

¿Creías que solo Barcelona tenía obras famosas de Antoni Gaudí? Bueno, te equivocaste porque el pueblo de Comillas te sorprenderá con su edificio El Capricho. El edificio se caracteriza por su estilo único que es similar a un minarete persa. Visita el maravilloso Palacio de Sobrellano, situado junto a El Capricho. El palacio se encuentra actualmente bajo la propiedad del Gobierno de Cantabria y se convirtió en un museo.

Cuenca, Castilla-La Mancha

Aunque no es una gran ciudad (cuenta con alrededor de 50.000 residentes, aproximadamente), Cuenca es en realidad la capital de la provincia homónima de la comunidad autónoma española Castilla-La Mancha. Esta ciudad es particular porque fue construida sobre rocas empinadas a una altitud de 956m, y además de eso la ciudad fue catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a la infraestructura cultural bien conservada.

El principal monumento en Cuenca es la Catedral de Nuestra Señora de Gracia  también conocida como la primera catedral gótica de España.

Olite, Navarra

Esta pequeña ciudad de solo 3.000 residentes tiene un palacio que podría estar al lado de algunos de los palacios mundialmente conocidos. Estamos hablando del Palacio de los Reyes de Navarra de Olite, que en realidad es una fortificación y consta de tres partes principales: el Palacio Viejo, el Palacio Nuevo y la iglesia de Santa María la Real. El diseño del palacio de cuento de hadas es lo que lo hace tan especial: es porque el palacio no se construyó de una vez, pero en realidad es el resultado de expansiones a lo largo de los siglos. El clima mediterráneo templado también ha convertido a Olite en la capital del vino español, así que asegúrate de inscribirte en un tour de cata de vinos y dale a tus paladares una experiencia inolvidable.

Ronda, Andalucía

También podríamos llamarla «la hermana gemela» de Cuenca porque la ciudad de Ronda también está construida sobre rocas, sobre el cañón de El Tajo. La ciudad es famosa por sus tres puentes: Puente Romano, Puente Viejo y Puente Nuevo que cruza el cañón. ¿Creías que los toros eran populares solo en Pamplona? Bueno, en Ronda encontrarás  el estadio de corridas de toros más antiguo de España, que puede albergar a 5.000 espectadores y también puedes visitar el museo de la Plaza de Toros.

Salamanca, Castilla y León

Salamanca es el ejemplo perfecto de cómo lo moderno se encuentra con lo viejo. Aunque no es realmente un «pueblo pequeño» en términos de población, definitivamente merece ser visitado. El edificio más emblemático de Salamanca es su universidad, fundada en el siglo XIII, que la convierte en la universidad más antigua de España (¡y la tercera más antigua del mundo!). ¡Incluso el famoso escritor español Miguel de Cervantes mismo fue una vez el estudiante de esta universidad! Visita la impresionante Catedral Vieja y Nueva, que es uno de los edificios góticos más reconocibles de España. Los visitantes pueden subir a las torres, que son perfectas para tener una vista panorámica espectacular.

Setenil de las Bodegas, Andalucía

Setenil es probablemente la ciudad más inusual en esta lista. No exageramos cuando decimos que Setenil es una ciudad debajo de una roca. Así es: toda la ciudad con una población de 3000 residentes vive debajo de una roca. Muchos dicen que las personas que viven aquí decidieron deliberadamente construir sus hogares dentro de una roca porque proporciona sombra durante los calurosos días de verano y mantiene el calor en el invierno. Esta pequeña ciudad evolucionó a partir de un asentamiento árabe fortificado y recibió su nombre de las bodegas que alguna vez se construyeron dentro de estas rocas. Hoy, los residentes de Setenil se centran principalmente en la producción de aceite de oliva, almendras y vino.

 

Frigiliana, Andalucía

Para obtener una imagen real de Frigiliana, podríamos compararla con Santorini en Grecia. Casas encaladas y calles estrechas empedradas en la colina que dan a la soleada Costa del Sol. Un hecho interesante es que Frigiliana fue nombrada en varias ocasiones como el pueblo más hermoso de España debido a su distrito Morisco-Mudéjar famoso por su estilo arquitectónico distintivo. El evento más popular celebrado en Frigiliana es el llamado Festival Tres Culturas con numerosas actuaciones en vivo y artistas callejeros en todo el pueblo.

Mérida, Extremadura

Puedes viajar de regreso al Imperio Romano porque Mérida tiene sin duda una de las ruinas romanas mejor conservadas. La capital de Extremadura alberga uno de los 45 sitios de la UNESCO en España y el más emblemático es el Puente Romano, el más largo que se haya construido en la actualidad, utilizado solo por peatones. El Teatro Romano fue construido en 16 a. C. y podía albergar a casi 6000 espectadores, que en ese momento era igual a algunos de los estadios de fútbol más grandes de la actualidad. Todas las ruinas en Mérida están cerca unas de otras para que puedas hacer el recorrido a pie.

Peñíscola, Comunidad Valenciana

Conocido como el «Gibraltar de Valencia» , Peñíscola fue durante mucho tiempo un pueblo de pescadores básico, pero con el paso del tiempo y el turismo cada vez mayor, esta ciudad «en el mar» es realmente un paraíso en la Tierra. Visita el Castillo del Papa Luna que se encuentra en la cima de la colina de Peñíscola y obten una vista perfecta de 360°. Peñíscola es una visita obligada para los fanáticos del famoso programa de televisión Game of Thrones porque algunas de las escenas famosas de Meereen fueron filmadas aquí.