Con Halloween a la vuelta de la esquina, todo lo que viene después son las luces de las calles principales encendidas y lindos adornos en contraste con las capas plateadas de nieve. Los mercadillos navideños y todo lo bonito que puedes esperar de esta época, luce mejor en los mejores destinos navideños en Europa.

Todos tenemos tradiciones navideñas que nunca pasan de moda, pero ¿por qué no darle un poco de sabor a este año? Prueba a vivir la Navidad en otro país.

Los mejores destinos navideños en Europa

Así que, tanto si buscas los mercadillos navideños perfectos, como una tranquila escapada a una ciudad o un ambiente emocionante y bullicioso, aquí están mis los mejores destinos navideños en Europa.

Brujas, Bélgica

En Brujas, sus sueños navideños pueden hacerse realidad. Allá donde vayas olerás a chocolate caliente, gofres frescos y la famosa cerveza belga. Los bellos mercados navideños se celebran del 24 de noviembre al 31 de diciembre, lo que le deja mucho tiempo para planificar tu viaje antes de que empiecen.

La plaza principal (Markt) está repleta de puestos iluminados que venden todo lo relacionado con la Navidad, desde dulces hasta decoraciones, así que asegúrate de abastecerte de regalos navideños para tus amigos y familiares en casa; serás la persona favorita de todos.

Los mercados más pequeños de los alrededores no están tan centrados en la cultura, así que, a no ser que hayas ido a Brujas a comprar cojines emoji, limítate a los principales. Los mercados navideños de Brujas son especialmente conocidos por su fantástica comida y bebida, pero los restaurantes que rodean la plaza suelen ser caros.

Otras atracciones de Brujas incluyen un romántico paseo en coche de caballos por el centro de la ciudad. A partir de unos 15 euros, el coche de caballos te llevará a recorrer las tranquilas callejuelas de la ciudad. No te limites a los mercados, hay algunas joyas ocultas que descubrir en los callejones de la ciudad.

Brujas es un lugar fantástico para visitar en Navidad, y no deberías dejar que las recientes atrocidades terroristas te impidan visitarla.

París, Francia

No importa cuántas veces viajes a París, siempre quedan más rincones por descubrir. Te transportarás a una de las ciudades más famosas del mundo en la mejor época del año.

Un paseo por el centro de la ciudad es todo lo que necesitas para ver una exhibición gratuita de hipnotizantes luces navideñas y fantásticos escaparates. A los parisinos les encanta la Navidad.

La mejor vista de la ciudad se puede contemplar desde lo alto de la basílica del Montmatre Sacre-Coeur. Sí, ya sé que son muchos escalones, pero te garantizo que merece la pena. Créeme. La vista es especialmente espectacular por la noche, cuando la Torre Eiffel está iluminada y todas las demás luces navideñas están encendidas.

Otra gran parte de la Navidad en París es el chocolate. París es similar a Brujas, ya que ambas ciudades están llenas de tiendas de chocolate y cafés, así que ¿por qué no darse un capricho? Mi favorito es el museo del chocolate «Choco-Story«, situado en el Boulevard de Bonne Nouvelle, que cuenta con un interesante museo sobre la historia del chocolate, pero que también ofrece muestras gratuitas y demostraciones de su elaboración.

Repartidos por toda la ciudad hay cientos de parques aislados en los que relajarse y alejarse del caos que a veces supone París. Por ejemplo, el Jardín de Luxemburgo tiene unos colores otoñales fantásticos en los meses más fríos, lo que lo convierte en el lugar perfecto para pasear con un chocolate caliente y unas botas de agua.

Ámsterdam, Países Bajos

Cuando la gente piensa en Ámsterdam, la mayoría de las veces se asocia con su ambiente animado y su cultura de la fiesta. Los cafés como The Bulldog son especialmente populares entre los viajeros que buscan pasar una noche relajada, pero asegúrate de leer las normas de Ámsterdam antes de ir.

El momento más emocionante del año para viajar a Ámsterdam es la Nochevieja. Los fuegos artificiales son totalmente exagerados, pero en el buen sentido de la palabra. Para obtener la mejor vista posible, busca un bar del hotel o un restaurante con balcón y vea cómo se despliegan los fuegos artificiales más locos conocidos por el hombre.

Sin embargo, si buscas un viaje más discreto, Ámsterdam está llena de historia. Desde los hermosos canales que serpentean por la ciudad hasta los famosos museos de Ana Frank o Van Gogh, Ámsterdam no puede ser más diversa. ¿Por qué no te subes a una bicicleta, como hacen los lugareños, y exploras la ciudad de esa manera, si te parece que hay demasiadas cosas que no puedes hacer a pie?

Estos son otros lugares que puede considerar:

  • Berlín
  • Budapest
  • Copenhague
  • Dresde
  • Fráncfort
  • Lille
  • Praga
  • Tallin
  • Venecia
  • Viena.