Booking.com

Las playas de arena blanca son agradables. Pero, ¿y si te dijera que hay una playa negra de lava en Islandia que se ha formado de las cenizas? En realidad, Islandia tiene varias playas volcánicas; Reynisfjara Black Sand Beach (o Playa Reynisfjara de arena negra) es la más fresca con sus columnas de basalto, formaciones de lava, acantilados y cuevas.

Fue clasificada como una de las 10 playas no tropicales más hermosas del mundo en 1991.

Que nada te detenga si deseas viajar a esta majestuosidad natural, cuya fama ha incrementado gracias a que formó parte de las locaciones de la serie Game of Thrones. Te dejamos una serie de sitios en Reynisfjara imprescindibles de visitar para que aproveches tu viaje al máximo.

Ten presente el nombre de la Playa Reynisfjara y el resto…

El nombre puede resultar confuso no sólo porque el nombre ya sea complicado sino porque otras atracciones naturales de la zona comparten nombres parecidos. Aprende a diferenciarlos así:

  • Reynisfjara es la playa de arena negra.
  • Reynisfjöru es la palabra local para Reynisfjara.
  • Reynishverfi es el pueblo y la zona junto a la playa de arena negra.
  • Reynisdrangar son los pilares de roca de 66 m de altura que sobresalen del mar.
  • Reynisfjell es la montaña de 340 m de altura con columnas de basalto de forma hexagonal en la parte inferior.

La playa Reynisfjara está hecha de literalmente de lava

La playa de arena negra de Reynisfjara, en la costa sur de Islandia, es una de las playas más exclusivas del mundo. No es la típica playa para ir por un bronceado. Fue creada por la lava que fluye hacia el océano, que se enfrió casi instantáneamente al tocar el agua.

Reynisfjara es sorprendente. No esperes arena negra y fina, sino piedras y guijarros negros. Esto le da un toque salvaje, muy diferente de las playas de arena blanca comunes.

Sin embargo, la arena negra no es la única creación de lava en Reynisfjara. Enfrente del mar hay una enorme pirámide natural hecha de columnas de basalto que parece una escalera al cielo. Este acantilado de basalto se llama Gardar.

También podrás observar otras formaciones como:

  • La cueva Hálsanefshellir en la parte inferior de Gardar (que aparece en la película “Noah”).
  • La montaña Reynisfjall y acantilados de basalto de Gardar.
  • Las columnas simétricas. Se formaron cuando la lava fluía, se enfriaba y se contraía.

Reynisdrangar o la playa de los trolls

La leyenda dice que las formaciones de Reynisdrangar son en realidad dos trolls. Una noche, cuando intentaban sacar una nave de tres mástiles del mar, el sol comenzó a subir. Y, como todos los fanáticos de los cuentos de hadas sabemos, los trolls atrapados en la luz del día se convierten en piedra, por lo que estos dos chicos se quedaron atrapados como estas rocas escarpadas durante la eternidad.

Dyrhólaey y el faro

Si la arena de lava negra no era ya una atracción para la mayoría de los visitantes, agrega el enorme promontorio de Dyrhólaey de 120 m de altura a esa lista. Dyrhólaey se encuentra en el extremo sur de Islandia y si lo visitas durante el verano, es posible que veas frailecillos aquí.

En islandés, Dyrhólaey significa “isla del agujero de la puerta“, aunque en realidad no es una isla. El nombre proviene del arco de 120 m de altura que fue creado por una erupción del volcán hace miles de años y formado por la erosión de las corrientes oceánicas. El arco en el acantilado es tan grande que los barcos e incluso pequeños aviones pueden atravesarlo, de ahí el nombre.

Desde la cima obtienes una vista completa de la zona y la hermosa costa. Al norte puedes ver el glaciar Mýrdalsjökull, al este el hermoso Reynisdrangar, al oeste la interminable costa negra y detrás, la península de lava.

Precauciones a tomar en cuenta

Es comprensible que la gente quiere que su foto sea con las olas en el fondo, pero la playa puede ser peligrosa. Las olas de arena en la playa  Reynisfjara pueden ser extremadamente poderosas y mortales; y sí, esto quiero decir que el océano aparentemente tranquilo podría enviar una ola en la playa sin previo aviso y arrastrarte al mar donde no puedes luchar contra la fuerte corriente. No te acerques demasiado a las olas y nunca le des la espalda al agua.

La cueva debajo de las rocas de basalto, también conocida como Hálsanefshellir, es muy buena, pero si te adentras, asegúrate de que esté en bajamar. No querrás quedarte atrapado adentro cuando la marea está alta.

Consejos para visitar la playa

  • La entrada y el estacionamiento son gratuitos
  • Lleva todo el abrigo que puedas. Hace mucho frío y mucho viento.
  • Usa zapatos resistentes. Los guijarros no son particularmente fáciles de caminar.
  • Intenta ir temprano en la mañana. De esa forma evitarás los autobuses y las multitudes, y estarás allí para el amanecer.

Dónde hospedarse

  • Reykjavik: The Capital-Inn es un hotel económico a muy buen precio.
  • Puffin Hotel Vik es un lindo y pequeño hotel cerca de la playa. Las habitaciones son preciosas, el desayuno es realmente genial y el personal es muy servicial y acogedor.

Cómo llegar

La Playa Reynisfjara está a unos 180 kilómetros de Reykjavik (2 horas y media) y es fácil de conducir en la carretera de circunvalación. Cuando te acercas, hay un cartel en la carretera para que no te lo pierdas. En el camino desde Reikiavik, pasarás dos cascadas principales: Seljalandsfoss y Skogafoss. Son bastante épicas, así que deberías detenerte para verlos.

Puedes pasar la noche en Vik, si estás en un viaje por carretera o no quieres regresar a Reykjavik. Vik solo tiene unos 300 residentes, pero sigue siendo el pueblo más grande en la parte más al sur de Islandia. Asegúrate de visitar la iglesia mientras estás.