Booking.com

Que Semana Santa, la Fiesta del trabajo o el Día de la hispanidad no te tomen por sorpresa en casa sin nada que hacer. ¿Por qué no pensar con anticipación en una escapada? ¿Qué tal un viaje a Praga? Hay tantas cosas qué ver y hacer en Praga durante 4 días que la perfilan como la mejor opción.

Praga, la capital de la República Checa, es un popular destino europeo. Con una historia variada que se remonta al siglo VIII y una rica cultura románica, gótica, bohemia, austrohúngara, eslava y soviética, Praga cautiva a los visitantes.

Qué ver y hacer en Praga durante 4 días

Una visita a Praga incluye tener conocimiento sobre el transporte y el alojamiento, pero ahora vamos a concentrarnos en tan solo un puñado de todas las cosas que ver en Praga en 4 días ¡que son mushísimas!

No se puede ir a Praga y no ver el famoso castillo, el puente de Karlov, el antiguo ayuntamiento o las calles estrechas de Mala Strana y el casco antiguo. Y así, docenas de lugares…

Castillo de Praga y Catedral de San Vito

El Castillo de Praga se encuentra en lo alto de un promontorio con vistas al río Moldava, en un barrio llamado Hradcany. Es un vasto complejo cuyos primeros edificios datan del siglo IX. El complejo está formado por el castillo, la catedral gótica de San Vito, la basílica románica de San Jorge y el Salón Español.

La Catedral de San Vito se encuentra dentro del complejo del Castillo de Praga. La catedral actual se asienta sobre los cimientos de una capilla de principios del siglo X y una iglesia románica del siglo XI, y data de mediados del siglo XIV, cuando la sede de Praga fue elevada a arzobispado.

Torre Petrin

La Torre Petrin se encuentra en la colina de Petrin, en Mala Strana. Es una torre de acero de 63 metros de altura que se asemeja a la Torre Eiffel. Es un mirador popular sobre el castillo y el río, y en un día despejado los visitantes pueden ver más allá de Praga.

Puente de Karlov

El Puente de Karlov es un gran puente de piedra que se extiende a través del río Moldava entre las ciudades nuevas y antiguas. El puente fue construido durante el reinado de Carlos IV y reemplazó al anterior Puente Judith del siglo XII. Está lleno de estatuas barrocas, aunque ahora todos los originales se encuentran en el Lapidarium del Museo Nacional y los del puente son réplicas.

Torre del antiguo ayuntamiento y el reloj astronómico

El casco antiguo de Praga, que está al otro lado del río desde Hradcany y el castillo de Praga, es el bullicioso centro de visitantes de la ciudad.Muchos visitantes se dirigen a ver el famoso Reloj Astronómico ubicado en la Torre del Antiguo Ayuntamiento.

Museo de arte moderno y contemporáneo

El Museo Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo se encuentra en el Palacio Veletrzni, en el lado norte del río.

Muestra una colección ejemplar de arte checo y europeo de los siglos XIX y XXI. La conexión de Praga con el arte modernista y funcionalista es fuerte; artistas como Le Corbusier, Walter Gropius y Paul Klee visitaron y dieron conferencias aquí.

Casa de la Danza

Es un edificio moderno en la nueva ciudad de Praga, y a pesar de que no es tan antiguo como sus edificios circundantes, todavía vale la pena visitarlo. Fue diseñado en 1992 por el arquitecto croata-checo Vlado Milunic junto con el arquitecto canadiense-estadounidense Frank Gehry; el edificio se completó en 1996. El edificio está ubicado a lo largo del río, en el sitio de una casa barroca destruida por el bombardeo estadounidense en 1945.

Tiene dos edificios principales, un núcleo principal que se estrecha en la «cintura» y otro edificio más largo paralelo al río. Las ventanas no están alineadas, y todo el edificio es una especie de ilusión óptica.

Plaza de Wenceslao

La Plaza Wenceslao es una de las principales plazas de Praga, el centro de las actividades comerciales y culturales en el casco antiguo y el hogar del Museo Nacional. Aquí también se realizaron muchas manifestaciones políticas a lo largo de los años; los específicos incluyen dónde se incendió Jan Palach en 1969. Lleva el nombre del santo patrón de la República Checa. Hoy está llena de restaurantes, grandes almacenes y hoteles.

El barrio judío

El barrio judío de Praga, conocido como el gueto judío o Josefov, se encuentra entre la plaza del casco antiguo y el río. Data del siglo XIII, cuando los judíos de Praga se vieron obligados a mudarse de sus hogares a un vecindario.

Hay seis sinagogas en el barrio y uno de los cementerios judíos más importantes de Europa. A medida que pasaron los siglos, también se les unieron judíos de Austria, Alemania y España.