Booking.com

Si no has estado en Oporto y te gusta Portugal ¿a qué estas esperando? Si ya has visitado Portugal y has empezado por Lisboa, seguramente hayas visitado Sintra (sino es así te has perdido uno de los lugares más bonitos de Portugal y debes volver), también habrás estado en el Algarve con sus calas y buen ambiente pero aún tienes ganas de más y es que este país vecino tiene mucho que ofrecer, debes visitar Oporto y disfrutar de la decadencia de una gran ciudad que tiene un algo muy especial que te enamora.

Oporto, Portugal

Puente Luis I

Oporto

Inaugurado en 1886 uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, el puente de Luis I puedes disfrutarlo de tantos ángulos y puntos de vista como desees. Se puede recorrer por arriba y por abajo, arriba acompañado del tranvía y por la parte baja de los coches que lo cruzan. Puedes divisarlo desde el Mirador Monasterio da Serra do Pilar o desde cualquiera de los miradores que tiene la ciudad, también disfrutar de las vistas en un paseo por la orilla de Vilanova de Gaia o desde la ribera.

No nos olvidemos de su vista desde el barco por medio del Duero, sin duda vistas no le faltan, y es que este puente diseñado por Théophile Seyrig es hoy en día uno de los símbolos de la ciudad.

Mercado Do Bolhao

El mercado se encuentra en una de las zonas mas céntricas y por tanto más animadas de la ciudad, muy cerquita de la Avenida de los Aliados.

Es una visita imprescindible ya que en el se puede observar la verdadera vida de la ciudad, y aunque el edificio parezca que se cae a cachos literalmente alberga la verdadera esencia de la ciudad.

Iglesia de San Ildefonso

Ubicada en la plaza Batalha, se encuentra en un lugar privilegiado. Desde su ubicación se puede observar la cuesta de la Rua de 31 de Janeiro y al fondo observaremos la torre de los Jeronimos. La Iglesia está bastante abandonada en su exterior y aunque en su época los azulejos tenían que ser un placer para la vista hoy en día se encuentra bastante descuidado.

Jardines del Palacio de Cristal

Nos acercamos al Palacio de Cristal pero ya os decimos que el edificio en sí no es que merezca extremadamente la pena, eso si, sus jardines son una gozada.

Dispone de unos jardines amplios y muy cuidados, pero no solo eso, en ellos ademas tendrás y disfrutaras de increíbles y preciosas vistas de la ciudad desde un punto nuevo. Tiene zonas muy bonitas, con pequeños estanques de agua con nenúfares, nosotros descansamos en una de estas zonas y si te da el solecito es un buen lugar para recargar pilas.

Mirador Monasterio Da Serra Do Pilar

Al otro lado del Puente Luis I se encuentra imponente en lo alto el Monasterio da Serra do Pilar. Se puede acceder a el andando o con el coche. Este mirador tiene una de las mejores vistas de la ciudad, por eso se le dice el mirador más romantico de Oporto, les recomendamos encarecidamente subir a este mirador para ver la puesta de Sol, si aun Oporto en ese momento no os ha enamorado os aseguramos que lo hará en ese preciso momento en el que el sol se esconde.

Majestic Cafe

Uno de los lugares de visita imprescindible de esta ciudad. Lo encontraras en todas las guías y parece que si no entras te has perdido medio Oporto. Su decoración merece la pena ser admirada, tanto dentro como fuera.

Pues tenemos que decir que nosotros no entramos, nos habían hablado de los precios y de la cola que hay que esperar para conseguir una mesa y pasamos un poco, la verdad. Esto no quiere decir que no merezca la pena la visita, que estamos seguros que sí, pero depende de las prioridades de cada uno y su tipo de viaje. Para nosotros pagar 14€ por 2 cafés y 2 pasteles de nata (o de Belem) nos parecía excesivo.