Booking.com

Cada primavera, los viajeros de todo el mundo visitan Japón para ver los cerezos en flor del país, pero la temporada también trae otras impresionantes flores para admirar. Las glicinas (conocidas como fuji, en japonés) son las segundas flores más famosas del país, pero gracias a su capacidad para doblarse, las glicinias se pueden convertir en grandes túneles de color azul, rosa, púrpura y blanco para hacer un paseo caldoscópico.

Japón

Un paseo floral en Japón

Si bien los períodos de floración máximos pueden variar según la temperatura, los visitantes afortunados pueden capturar las flores de cerezo y las glicinas de Japón en un solo viaje.

Las glicinas suelen florecer alrededor de finales de abril y principios de mayo, con ligeras variaciones según el tipo de glicinas. Por ejemplo, las glicinas de color rojo pálido generalmente alcanzan la plena floración entre mediados y finales de abril, mientras que las glicinias blancas florecen a principios de mayo y las de Kibana alcanzan la plena floración entre principios y mediados de mayo.

El Ashikaga Flower Park es el único lugar en Japón con un túnel de glicina Kibana donde los visitantes pueden caminar por debajo. Es también el hogar de más de 350 árboles de glicinas diferentes, que florecen en colores que van desde violetas y rosas claras a púrpuras, blancos y amarillos brillantes.

Japón

El parque también tiene un árbol de glicina de 150 años y más de 5.000 arbustos de azalea que se pueden admirar casi al mismo tiempo. El festival de glicinas se realiza del 13 de abril al 19 de mayo, con un ingreso que varía de 900 a 1.800 yenes (alrededor de €7 a €14 para adultos y entre 500 y 900 yenes (alrededor de €4 a €7) para niños, dependiendo del día de la visita.

Desde el 19 de abril hasta el 12 de mayo, los visitantes también pueden dirigirse al parque por la noche para ver las glicinas iluminadas, lo que lo convierte en una vista impresionante. Incluso, pueden probar las golosinas de Wisteria en el parque.

Jardín de Wisteria Kawachi

Otro túnel popular se encuentra en el Jardín de Wisteria Kawachi, en Kitakyushu. El parque alberga 22 tipos diferentes de glicinas que comienzan a florecer y alcanzan su punto máximo desde finales de abril hasta mediados de mayo. Se requieren pases para visitar los jardines privados.

Sus dos túneles se unen para formar una gran cúpula, creando un mar de colores para caminar por debajo. Los visitantes deben reservar boletos anticipados para ingresar al popular parque entre el 20 de abril y el 6 de mayo. Los precios comienzan en 500 yenes (aproximadamente €4) por persona y pueden incluir un cargo adicional basado en las condiciones de floración el día de la visita.

El parque también es popular en otoño, cuando los arces y las hojas de otoño crean un magnífico follaje en sus terrenos.

Japón

Hay una gran variedad de parques que lo convierten en un lugar privilegiado para la visualización, como el Parque Tennogawa y el Parque Shirai Omachi Fuji, que se encuentra en la ladera de una montaña en la prefectura de Hyōgo de la región de Kansai en Japón.

Parque Shirai Omachi Fuji

En el parque Shirai Omachi Fuji, algunos de los grupos de glicinas pueden llegar a medir casi un metro y medio de largo, creando una escena maravillosa mientras se mecen con el viento. Incluso los templos y santuarios del país debutan en las coloridas exhibiciones en la primavera.

Kameido Tenjin

El santuario Kameido Tenjin de Tokio es una parada popular para observar las glicinas, gracias a sus glicinas de color lavanda que cuelgan en racimos de enrejados; que dominan un estanque que refleja la escena colorida.

Las glicinas aquí se sembraron durante el período Edo (1603 a 1867) y continúan atrayendo a los lugareños y visitantes hoy durante el Festival de Wisteria del Santuario Kameido Tenjin, que se lleva a cabo desde el 14 de abril hasta el 6 de mayo.

Japón

Templo Byodoin

Las glicinas también son populares dentro de la Prefectura de Kioto, en lugares como el Templo Byodoin. Ubicado en Uji, el templo tiene múltiples enrejados de glicina, algunos de los cuales se dice que tienen 280 años. Algunos de sus grupos más largos han crecido más de un metro de largo, creando la apariencia de una cascada de color púrpura.